Cómo no se debe buscar un ascenso: 3 ejemplos cuando todo salió mal

Cómo no se debe buscar un ascenso: 3 ejemplos cuando todo salió mal

| Carrera

A quién de nosotros no le gustaría conseguir un ascenso: ganar más dinero, asumir responsabilidades nuevas y simplemente probar un puesto interesante sin dejar la empresa que ya conoces… ¡Pero no todo es tan sencillo!

En primer lugar, hay que saber pedir un ascenso, no hacerlo simplemente porque te apetece. Hay que prepararse minuciosamente, buscar argumentos de antemano e incluso ensayar un discurso. En segundo lugar, para conseguir un ascenso, tienes que tener suficientes logros que puedan demostrar lo valioso que eres para la empresa y el equipo. En tercer lugar, aunque te hubieras preparado superbien, todavía hay posibilidad de que algo salga mal. En este artículo hablaremos precisamente de esos casos: los protagonistas pidieron un ascenso esperando obtener al menos un aumento de sueldo de un 10% y acabaron liados en un escándalo o en una situación poco agradable para su reputación. ¡Lee sus historias para no repetir sus errores!

Me he convertido en la razón de un escándalo entre dos empresas competidoras

shutterstock-2291075319

El protagonista de esta historia es Igor, programador de alto nivel con excelentes aptitudes. Conoce varios lenguajes de programación, sabe comunicarse con equipos de marketing y tiene una gran experiencia de interacción con productos financieros virtuales. La empresa no sabría qué hacer sin él, por eso Igor recibía un sueldo más alto que el promedio del mercado, podía contar con casi cualquier bonificación, vacaciones largas, extras agradables y otros beneficios. Pero Igor quería crecer y trabajar en proyectos internacionales, lo cual no era posible en el banco donde estaba trabajando en ese momento. Por eso tomó la decisión de buscar un trabajo nuevo o pedir un ascenso: sabía que los especialistas de un departamento adyacente tomaban decisiones relacionadas con apertura de filiales en otros países y tenía muchas ganas de probar suerte en un nuevo puesto.

A Igor lo "pescaron" casi enseguida: la noticia de la incorporación al mercado de un especialista de semejante nivel se extendió rápidamente entre los profesionales de RRHH. Tuvo negociaciones con varias empresas y eligió la que más le interesaba. Pero en su trabajo no avisó a nadie de que estaba buscando un trabajo nuevo y sus compañeros tampoco estaban al tanto. Al final, Igor estuvo a punto de aceptar la oferta de una empresa nueva sin haber hablado con el departamento de recursos humanos de la empresa donde todavía seguía trabajando. El reclutador que le estaba contratando y el que se encargaba de su gestión en la empresa donde trabajaba se conocían. El primero compartió la noticia de que había conseguido captar a un desarrollador espectacular con el otro, y éste, al enterarse de su nombre, se llevó una sorpresa desagradable.

Justo en ese momento Igor se fue de vacaciones: quería descansar antes de pedir un ascenso o aceptar la oferta de la nueva empresa. Para el día de su vuelta, las dos empresas habían discutido en qué empresa debería trabajar Igor. No le ofrecieron ningún ascenso, aunque la intención de Igor era usar la oferta recibida en la nueva empresa como argumento para obtener un aumento de sueldo y cambio de puesto. Al final, tuvo que quedarse en su empresa haciendo el mismo trabajo: en la nueva empresa le veían como un empleado desleal que se puede escapar en cualquier momento. Más tarde Igor cambió de sector donde al final consiguió el éxito deseado.

¿Qué hizo mal Igor?

Le aconsejaríamos a Igor que expresara con más claridad sus intenciones. ¿No estás seguro que aceptarás la oferta de la empresa? Sé sincero con el reclutador, pero también piensa en ti y en tu beneficio. No prometas lo que no puedas cumplir. Para aprender a hablar alto y con confianza sobre ti mismo y tus necesidades, apúntate al curso de Lectera en el que te enseñaremos el arte de la oratoria y la habilidad de dar argumentos al oponente.

He conseguido un ascenso, pero sin aumento de sueldo. Entonces me quemé

shutterstock-2142626411

La empresa de María, que trabajaba en un negocio de construcción, no solía ascender a sus empleados. No tenían mucho presupuesto, estaban pasando por varias crisis, por eso los reclutadores se esforzaban al máximo: en vez de dar un aumento al sueldo, ofrecían pagar cursos, daban días libres extra, fiestas en la oficina, etc. Al final, María se hartó: quería ganar más dinero, en vez de comer pizza con limonada los viernes como incentivo de la empresa. Por eso empezó a estudiar, buscando a la vez métodos para pedir ascenso. Después de pasar varios meses estudiando cursos, liderando nuevos proyectos y mejorando continuamente sus habilidades profesionales, María al final decidió preguntar al jefe las opciones para mejorar su sueldo. Quería asumir nuevas responsabilidades, manteniéndose en el mismo puesto, y pedir un aumento de sueldo. Después de leer un montón de artículos con consejos sobre cómo pedir un aumento correctamente, María se reunió con el jefe.

Como resultado, le dieron un ascenso, pero sin aumento de sueldo. La empresa solo pudo ofrecer ventajas adicionales, pero no todas ni en su totalidad. Por ejemplo, María no podía contar con un seguro, el pago de servicios médicos con operaciones complejas y odontología o pago de los billetes de vacaciones. Pero al mismo tiempo, ahora tenía más obligaciones, aunque no tenía ninguna motivación de trabajar con nuevas tareas. En unos tres meses, María se dio cuenta de que estaba completamente quemada y ya no podía desempeñar sus funciones. Dimitió de la empresa, cogió unas vacaciones largas y, después de eso, encontró un trabajo en un sector relacionado con un sueldo el doble de grande que el anterior.

¿Qué podía haber hecho diferente María?

Podía haber definido desde el principio sus prioridades y rechazado el ascenso sin aumento de sueldo, con nuevas obligaciones y un nuevo nivel de responsabilidad. Pero María no lo hizo, esperando que su decisión aportaría un beneficio a largo plazo. Además, se le olvidó considerar sus recursos internos y las necesidades personales, lo cual la llevó a un desgaste profesional repentino que pudo superar únicamente cambiando de sector. Para no acabar en una situación parecida, revisa los cursos de Lectera: ¡tenemos muchos programas gratuitos para mejorar tus habilidades blandas e impulsar tu carrera!

No me ascendieron, sino todo lo contrario: me degradaron y luego me despidieron

shutterstock-2223163073

Elías llevaba trabajando en la empresa alrededor de un año, cuando pensó por primera vez en pedir un ascenso. Simplemente quería ganar más dinero o, tal vez, cambiar de profesión: todavía estaba estudiando, por lo que podía contar con un cambio de carrera simple y rápido. Por supuesto, leyó un par de artículos sobre cómo había que pedir un ascenso, creó una lista de sus aptitudes y ensayó un discurso, pero se le olvidó todo cuando llegó a pedir el ascenso. Elías no aprendió el discurso de memoria, no pensó en las preguntas que le podrían hacer, no creó respuestas para posibles objeciones. Era una persona bastante conflictiva, aunque cumplía todo lo que se le exigía a tiempo. No le gustaba ayudar a sus compañeros porque lo único que le interesaba en el trabajo era el dinero. No quería construir una carrera en la empresa en cuestión: simplemente quería existir en el mundo capitalista, cuyo requisito era trabajar y hacer lo que realmente le gustaba: grabar videos, crear música electrónica, sacar fotos, etc.. Así que la motivación de Elías no estaba clara ni siquiera para él mismo.

El jefe que sabía que Elías hacía su trabajo corriendo, apenas alcanzaba los objetivos exigidos, hacía las tareas con descuido y peleaba con sus compañeros, ni siquiera pensó en ascenderlo. En vez de eso, lo que hizo fue degradar de categoría a Elías, e invitó a su puesto a un empleado con más experiencia y motivación. Al cabo de unos meses, a Elías le comunicaron que le daban dos semanas para que encontrara un trabajo nuevo. Durante todo ese tiempo Elías no hizo ningún intento por mejorar su situación: seguía haciendo lo que le gustaba y trabajaba para tener dinero para alquiler de equipo.

¿Qué podía haber hecho Elías?

Buscar un trabajo que realmente le gustara o construir otra carrera junto con el trabajo que le estaba dando dinero. Suena complicado, pero es fácil de hacer en la práctica si realmente quieres crecer en ese ámbito. Entonces Elías no tendría que pedir ningún ascenso. Le ascenderían sin más y además bastante rápido y casi cien por cien seguro. ¿Cómo conseguirlo? Con los cursos de Lectera aprenderás los secretos de la eficacia profesional, el autoaprendizaje y la motivación. Algunos de ellos, por cierto, son gratuitos: hay mucho donde elegir. ¡Reserva ya tu plaza!

Entrepreneur: Lectera entre los 15 productos innovadores que debes conocer en 2024

La edición española de la prestigiosa revista de negocios Entrepreneur ha realizado un análisis de los procesos de recuperación de negocios tras la pandemia de COVID-19 y ha publicado una lista de 15 productos innovadores a los que, sin duda, hay que prestar atención en 2024.

| Noticias

Entrevista de Mila Smart Semeshkina para 150sec. ¿Por qué la educación tradicional no puede competir con los cursos en línea?

Según una encuesta realizada por el Instituto Gallup de Estados Unidos en 2018, solo 1 de cada 10 estudiantes de posgrado sentía que su formación los preparaba adecuadamente para el trabajo práctico.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina y Lectera en la final del premio internacional EdTech Awards 2024

Este año, en el prestigioso evento internacional The EdTech Awards | Future Focused For the Win, se presentaron más de 60 nominaciones. Entre los galardonados se encuentra la plataforma educativa en línea Lectera, liderada por su fundadora y CEO, Mila Smart Semeshkina.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina está en la lista de las 100 personas más influyentes de Dubái

Por segundo año consecutivo, Mila Smart Semeshkina, CEO de Lectera, ha sido incluida en la lista de las 100 personas más influyentes de Dubái según Arabian Business.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina en la columna de Forbes: "El camino de las startups es un testamento de coraje y previsión"

La fundadora y CEO de la plataforma Lectera, Mila Smart Semeshkina, cuenta en su nuevo artículo para la columna de Forbes cómo garantizar un lanzamiento exitoso y una posición sostenible en el mercado para tu startup.

| Noticias



¡Mila Smart Semeshkina recibe el premio CEO Middle East Awards 2023!

El 13 de diciembre se celebró en Dubái (EAU) la ceremonia anual de los premios CEO Middle East Awards de la revista Arabian Business.

| Noticias


Mila Smart Semeshkina impartió un taller inspirador sobre la creación de una marca personal en la exposición UN Women Entrepreneurship Expo

La fundadora de WE Convention, Mila Smart Semeshkina, impartió un taller práctico sobre la creación de una marca personal en la exposición Women's Entrepreneurship Expo 2023.

| Noticias


Mila Smart Semeshkina para Forbes: Cómo las empresas pueden hacer asequible la educación

La educación de calidad en el siglo XXI ya no es un lujo, sino un derecho. Todas las personas del mundo, independientemente de su lugar de residencia, sexo y situación económica, deberían tener la oportunidad de adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para desarrollar una carrera profesional y autorrealizarse.

| Noticias