Qué comportamientos son inaceptables para un buen jefe

Qué comportamientos son inaceptables para un buen jefe

| Carrera

Hoy en día, el trabajo ocupa una parte importante de la vida de la gente.

Es en el trabajo donde pasamos la mayor parte del día, donde hacemos nuevas amistades, encontramos oportunidades de desarrollo y realizamos nuestras propias ambiciones. Además, el papel más importante en nuestro éxito y logros profesionales lo desempeña no sólo el lugar de trabajo y el puesto ocupado, sino también la dirección, es decir, el jefe, supervisor o director. El equipo de trabajo está a sus órdenes, él reparte las tareas, posteriormente evalúa su calidad, controla la disciplina y, por supuesto, paga nuestros salarios. En otras palabras, nuestras perspectivas profesionales, nuestro bienestar financiero e incluso nuestro estado psicológico dependen de esta persona.

A pesar de que actualmente el desarrollo de las habilidades de gestión y liderazgo es la rama de educación más solicitada, el fenómeno como "jefe malo" sigue siendo muy frecuente y se encuentra en absolutamente todos los mercados laborales. A estos jefes, por culpa de los que la gente a veces hasta deja su trabajo aparentemente satisfactorio, los llaman "tóxicos". En este artículo veremos qué comportamientos hacen que un jefe sea tóxico, qué se considera inaceptable en el trabajo y qué no tienes que aguantar en ningún caso.

Desde el punto de vista de la ley

shutterstock-1053590975

A la hora de empezar una carrera y buscar tu primer trabajo, antes de nada es necesario estudiar las disposiciones básicas de la legislación laboral. Esto te ayudará a protegerte de un empleador estafador o acosador en el futuro. Existe hasta una guía especial de normas laborales internacionales que fue elaborada por una unidad de la ONU para regularizar las relaciones entre empleados y empleadores. Este documento describe cómo debe estar redactado un contrato de trabajo y qué obligaciones deben cumplir ambas partes. Por ejemplo, se dice que un empleador no puede:

  • No pagar salario en plazo establecido o pagarlo incompleto. Debes saber que si el jefe pide que esperes o te paga menos de lo que está acordado en el contrato laboral, es un delito penal. Además, si el jefe se permite hacer caso omiso del contrato de trabajo y pide a sus empleados semejantes cosas, entonces no valora tu contribución en el desarrollo de la empresa y se comporta de manera negligente respecto a las leyes vigentes.

  • Exigir a los empleados que hagan trabajos no previstos en el contrato laboral. Es importante tener en cuenta que este documento es el principal regulador de tus relaciones con el jefe. En el contrato de trabajo debe haber una lista de las obligaciones que va a cumplir el empleado. Pero si el jefe te pide hacer una tarea que no se encuentra en esta lista, entonces se debe pagar aparte. No tengas miedo de decirlo directamente al jefe, es absolutamente normal: un trabajo extra = dinero extra.

  • Hacer que el empleado haga horas extra. Está claro que en el negocio moderno a menudo se requiere solucionar tareas urgentes. Por eso el empleador puede pedir al empleado quedarse después del trabajo, ir a trabajar en su día libre, en un festivo e incluso en vacaciones. Sin embargo, es importante saber que el empleado tiene todo el derecho del mundo a negarse. No se puede pedir que vaya al trabajo urgentemente sin una compensación económica adecuada o sin obtener el consentimiento.

  • Penalizar con multas o formalizar absentismos por no acudir al trabajo. Se trata justo de las situaciones cuando el empleado se ha negado a volver de las vacaciones antes del tiempo o trabajar horas extra. Debes saber que tienes todo el derecho a negarte a hacer horas extras y que tu empresa no tiene derecho a penalizarte por ello.

  • Grabar en video a los empleados sin su consentimiento. Por supuesto, un empresario puede grabar y vigilar cómo un empleado atiende a los clientes y qué tareas realiza durante la jornada laboral. Sin embargo, para que la grabación sea legal y no vulnere tus derechos como empleado, el jefe debe obtener tu consentimiento para grabar y puede hacerlo únicamente con fines laborales.

Estas son solo las cláusulas principales y universales de los contratos laborales. En otras palabras, el empleador no tiene derecho alguno a las acciones enumeradas anteriormente. A pesar de eso, los derechos de los empleadores pueden ser bastante amplios si cada cláusula se detalla en el contrato laboral. Por ejemplo, es totalmente legal exigir que los empleados cumplan el código de vestimenta, y si un empleado infringe las reglas establecidas sobre apariencia o normativa laboral, puede ser sancionado o incluso despedido. El empleador también tiene derecho a reducir la plantilla, usar un detector de mentiras a la hora de contratar y hacer revisiones regulares del estado de la salud de sus empleados. Así pues, los derechos de los empleadores dependen en gran medida del contrato laboral. Por eso, antes de firmar, estudia bien el documento, lee los derechos y obligaciones de ambas partes. No tengas miedo de aclarar los puntos poco claros e incluso pedir cambiar las cláusulas que no te convencen.

Sin embargo, todo esto se refiere a la parte oficial y documentada de las relaciones entre los empleados y los empresarios. Pero también existen las llamadas normas éticas que también se infringen a menudo. ¿Entonces, qué es inaceptable para un buen jefe en términos de relaciones humanas y psicología laboral?

Pasemos a la ética

shutterstock-1186508995

A menudo los empleados de todo tipo de empresas se enfrentan no solo a sanciones ilegales, retrasos en el pago del salario, impago de horas extras, sino también a infracciones éticas. Así pues, los empleados pueden ser testigos o víctimas de:

  • Discriminación

A pesar de las normas laborales internacionales que prohíben cualquier forma de discriminacion en relaciones laborales, ésta sigue existiendo. Las que más a menudo se enfrentan a la discriminacion son las mujeres, porque los estereotipos de género siguen existiendo y complican la trayectoria profesional de las mujeres. Además, la discriminacion por razones de edad es igual de extendida que la de género. Esto se evidencia especialmente en las cuestiones de contratación, promoción y remuneración. Sin embargo, un jefe competente y experimentado sabe que los logros y éxitos profesionales no dependen del género, preferencias sexuales o edad, sino únicamente de las capacidades intelectuales, persistencia y las ganas de obtener resultados.

  • Insultos y burlas

Levantar continuamente la voz a los empleados tampoco es algo normal, incluso si es tu jefe quien te grita. Por desgracia, este método se sigue practicando en muchos equipos, a pesar de que hace tiempo se demostró su ineficacia y consecuencias extremadamente negativas. Además, también son inaceptables para un jefe los comentarios sarcásticos dirigidos a los empleados que puede presentar como bromas. Recuerda que los reproches sarcásticos y ofensivos son inaceptables. Los comentarios del jefe no deben incomodar a los empleados.

  • Chantaje y amenazas

A menudo los jefes recurren al chantaje y amenazas a los empleados para conseguir sus propios objetivos, autoafirmarse o satisfacer su vanidad. Sin embargo, para un buen jefe las amenazas de despido, degradación de puesto, sanción, etc. no son la norma, porque se entiende perfectamente que trabajar en un ambiente psicológico así no aportará nada más que desgaste emocional y estrés crónico.

  • Violación de subordinación

El deseo de estar más cerca del equipo no anula en ningún caso las normas de subordinación. Para un liderazgo eficaz es necesario mantener las distancias con los subordinados, pero al mismo tiempo estar siempre dispuesto a ayudar y apoyar. Un jefe experimentado sabe que tiene que transmitir a los empleados que su complicidad no significa familiaridad y permisividad.

  • Desvalorización de lo empleados y atribución de sus logros a sí mismo

Para un jefe competente, sería inaceptable ignorar los logros y éxitos profesionales de sus subordinados y al mismo tiempo regañar por los más mínimos errores o fallos. En un equipo sano, el trabajo de todos los empleados debe evaluarse en función de sus méritos, algo que suelen olvidar los jefes malos. También es un rasgo característico de un jefe poco experimentado atribuirse los méritos de otros empleados. Normalmente piensan que si no se ha logrado cumplir una tarea y la empresa ha perdido clientes o inversores, entonces es culpa de los subordinados. Pero en caso de que las cosas vayan bien, por supuesto que es mérito de los directivos. Sin embargo, las cosas no son así. Un buen jefe sabe que el negocio crece y prospera ante todo gracias al trabajo en equipo.

  • Cambios de estado de ánimos bruscos y dejarse llevar por las emociones

Los jefes malos a menudo se dejan llevar por las emociones a la hora de tomar decisiones. Sus planes y el comportamiento también dependen de su estado de ánimo. Todo esto quiere decir que es una persona inestable emocional y mentalmente, y por tanto puede comportarse de manera poco reservada y perder el control tanto sobre sí misma como sobre las circunstancias externas.

  • Falta de respeto a los empleados

Los jefes ineficaces no suelen respetar a sus subordinados y no les prestan la debida atención. Un verdadero líder debe saber escuchar a sus empleados, aprender de ellos, respetar a todas las personas con las que trabaja. De lo contrario, a los mismos empleados les costará tratar con respeto a su dirigente, porque todos los empleados quieren sentirse significativos y valiosos y creer que su opinión es importante y valorada. Cuando los empleados sientan que confían en ellos y los respetan, entonces empezarán a respetar y confiar en el jefe.

Entre otras cosas, existen algunas características comunes que poseen los malos jefes y que se consideran inaceptables para un buen dirigente. Entre ellas:

  • utilizar a los empleados como herramientas para conseguir éxito personal. Es decir, estar convencido de que el equipo existe únicamente para fomentar la promoción personal del jefe;

  • cualquier muestra de agresividad verbal o física, que conduce a la creación de un ambiente laboral tóxico;

  • esperar que todos los empleados sean como él, es decir, el deseo de adaptar a los trabajadores a los estándares personales en vez de identificar y potenciar los puntos fuertes que tienen los subordinados;

  • incapacidad de delegar las responsabilidades. Esto se debe a una valoración errónea de las cualidades profesionales de uno mismo y la creencia del jefe de poder hacerlo todo mejor que los empleados. Sin embargo, no es así, y cada uno debe hacer lo que le corresponde;

  • falta de empatía e inteligencia emocional baja. Una de las cualidades más importantes es saber escuchar, ayudar y apoyar a los subordinados. La falta de esta cualidad asegura una tasa de rotación de personal alta y un rendimiento bajo;

  • conservadurismo excesivo y poca flexibilidad. La clave del éxito en el mundo moderno es un desarrollo constante y la superación. Por eso un jefe debe tanto aprender él mismo, como enseñar a sus empleados e implementar innovaciones necesarias a tiempo.

Así, un directivo incompetente puede convertir un trabajo favorito en un lugar insoportable. Por eso es especialmente importante responder tanto al incumplimiento del contrato de trabajo, como a las infracciones éticas, porque de ello depende el rendimiento de los empleados, la cultura de compliance, la reputación empresarial y el desarrollo del negocio en general.

Entrepreneur: Lectera entre los 15 productos innovadores que debes conocer en 2024

La edición española de la prestigiosa revista de negocios Entrepreneur ha realizado un análisis de los procesos de recuperación de negocios tras la pandemia de COVID-19 y ha publicado una lista de 15 productos innovadores a los que, sin duda, hay que prestar atención en 2024.

| Noticias

Entrevista de Mila Smart Semeshkina para 150sec. ¿Por qué la educación tradicional no puede competir con los cursos en línea?

Según una encuesta realizada por el Instituto Gallup de Estados Unidos en 2018, solo 1 de cada 10 estudiantes de posgrado sentía que su formación los preparaba adecuadamente para el trabajo práctico.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina y Lectera en la final del premio internacional EdTech Awards 2024

Este año, en el prestigioso evento internacional The EdTech Awards | Future Focused For the Win, se presentaron más de 60 nominaciones. Entre los galardonados se encuentra la plataforma educativa en línea Lectera, liderada por su fundadora y CEO, Mila Smart Semeshkina.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina está en la lista de las 100 personas más influyentes de Dubái

Por segundo año consecutivo, Mila Smart Semeshkina, CEO de Lectera, ha sido incluida en la lista de las 100 personas más influyentes de Dubái según Arabian Business.

| Noticias

Mila Smart Semeshkina en la columna de Forbes: "El camino de las startups es un testamento de coraje y previsión"

La fundadora y CEO de la plataforma Lectera, Mila Smart Semeshkina, cuenta en su nuevo artículo para la columna de Forbes cómo garantizar un lanzamiento exitoso y una posición sostenible en el mercado para tu startup.

| Noticias



¡Mila Smart Semeshkina recibe el premio CEO Middle East Awards 2023!

El 13 de diciembre se celebró en Dubái (EAU) la ceremonia anual de los premios CEO Middle East Awards de la revista Arabian Business.

| Noticias


Mila Smart Semeshkina impartió un taller inspirador sobre la creación de una marca personal en la exposición UN Women Entrepreneurship Expo

La fundadora de WE Convention, Mila Smart Semeshkina, impartió un taller práctico sobre la creación de una marca personal en la exposición Women's Entrepreneurship Expo 2023.

| Noticias


Mila Smart Semeshkina para Forbes: Cómo las empresas pueden hacer asequible la educación

La educación de calidad en el siglo XXI ya no es un lujo, sino un derecho. Todas las personas del mundo, independientemente de su lugar de residencia, sexo y situación económica, deberían tener la oportunidad de adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para desarrollar una carrera profesional y autorrealizarse.

| Noticias