La memoria humana es algo increíble. Podemos recordar el sabor de un batido que tomamos en Nueva York hace diez años, pero no podemos recordar de qué iba un libro hace un mes o dónde pusimos el teléfono.

Nuestra memoria no sólo es asombrosa, sino también muy caprichosa, ¡incluso se puede manipular! Hay tantos criterios y filtros incorporados al cerebro humano para seleccionar y dar forma a los recuerdos que los científicos todavía están aprendiendo todas sus posibilidades y trucos.

En definitiva, ¿cómo funciona nuestra memoria? ¿Qué son los "falsos recuerdos" y por qué olvidamos lo malo pero recordamos lo bueno? Te contaremos los experimentos más curiosos en este campo y hechos inesperados, y al final, ¡pondremos a prueba tu memoria juntos en la práctica!

Cómo funciona nuestra memoria

Todo el mundo es consciente de la existencia de la memoria a corto y largo plazo. La primera se activa cuando se necesita retener un pensamiento u objeto durante un breve periodo de tiempo (por ejemplo, recordar un número de teléfono dictado para poder marcarlo inmediatamente y realizar una llamada). Esta memoria también se utiliza en matemáticas cuando sumamos o restamos números en nuestra mente. La máxima concentración es muy importante porque la memoria a corto plazo sólo funciona con un número limitado de objetos y durante un tiempo limitado. Si te distraes, lo que memorizas se pierde inmediatamente.

La memoria a largo plazo, en cambio, es responsable de todo lo que necesitaremos a largo plazo y puede seguir recordándose aunque estemos haciendo otras cosas al mismo tiempo. La memoria a largo plazo es también mucho más compleja que la memoria a corto plazo, por lo que tiene varios tipos:

  1. Memoria procedimental. Es la memoria que se activa cuando hacemos algo, como aprender a montar en bicicleta o a tocar la guitarra. Una vez que la acción ha entrado en la memoria procedimental, nunca desaparecerá del todo.
  2. Memoria prospectiva. Es la memoria de los acontecimientos futuros o, más exactamente, de nuestros planes para ellos, por ejemplo, dar de comer al gato cuando lleguemos a casa del trabajo, terminar el informe el fin de semana, etc.
  3. Memoria declarativa. Se trata de un recuerdo consciente de la información, por ejemplo, tratar de recordar la ruta a la casa de un amigo o una lista de comestibles para comprar en la tienda. Este tipo de memoria puede ser visual (almacenada a través de imágenes) o verbal (almacenada a través de palabras). La memoria declarativa también tiene tres subtipos distintos, a saber:
  • Memoria semántica. Se trata de la memoria para los nombres de las personas, los nombres y los significados de los objetos.
  • Memoria episódica. Memoria para eventos, por ejemplo, la última vez que comimos helado o nadamos en el mar. Una parte de la memoria episódica es también la memoria autobiográfica, es decir, el recuerdo de experiencias y sentimientos personales.

¿Comprendes ahora lo compleja y polifacética que es nuestra memoria? Pero, ¿por qué siempre olvidamos las cosas, y no sólo lo hacemos con la "memoria a corto plazo"?

¿Por qué olvidamos incluso información importante?

Por qué olvidamos incluso información importante

El psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus se hizo esta pregunta por primera vez hace 140 años. Inmediatamente se puso a experimentar consigo mismo memorizando sílabas de tres letras sin sentido, que sumaron 2.300. Después de que Ebbinghaus los memorizara todos, decidió probar lo que recordaba entre 20 minutos y 30 días. Así surgió la "curva del olvido", según la cual olvidamos la información no de manera uniforme, sino a saltos. En números, se ve así: después de una hora de memorizar información, sólo queda el 40% de la misma, y después de 10 horas aún menos: el 35%. Después de seis días, sólo recordamos el 20%, como después de seis días.

Ebbinghaus también ha descubierto que memorizar palabras significativas que evocan una serie asociativa y tienen una relación es más eficaz: el Don Juan de Byron, por ejemplo, se recordaba nueve veces más rápido y mejor que las sílabas de tres letras. La información que uno utiliza regularmente en la vida es también la que más tarda en olvidarse; así, una teoría árida aprendida, por ejemplo, para un examen, se borrará primero de la memoria por el principio de su impracticabilidad. Por lo tanto, para evitar el olvido de cosas necesarias pero teóricas, Ebbinghaus sugirió la repetición sistemática de la información porque descubrió por experiencia: cuanto más se repite la información, más tiempo retiene nuestra memoria.

Curiosamente, nuestra memoria no sólo es extremadamente inestable, sino que además es fácilmente manipulable desde el exterior. Por ejemplo, los psicólogos han descubierto que nuestros recuerdos pueden ser alterados mediante una manipulación consciente o incluso inconsciente.

Falsos recuerdos: cómo y por qué se producen

El fenómeno de los "falsos recuerdos" es una variación de la norma y puede darse incluso en personas sanas. Hay muchas razones para la formación de estos recuerdos, desde la intoxicación por alcohol hasta los recuerdos traumáticos de la infancia, que nuestro cerebro modifica a su antojo para proteger nuestro sistema nervioso del estrés. Los falsos recuerdos también pueden ser fantasías ordinarias tan vívidas y emotivas que se imponen por sí mismas. Sin embargo, si los recuerdos falsos empiezan a dominar a los reales, ya se trata de paramnesia - trastorno de la memoria, que se manifiesta en la distorsión de los acontecimientos pasados para eliminar las lagunas derivadas de las vulneraciones. Sin embargo, se trata de un diagnóstico médico completo y la paramnesia es bastante rara.

Sin embargo, la integración de nuevos y falsos recuerdos se produce en cualquier caso de la misma manera: se activan los grupos neuronales ya existentes que subyacen a estos o aquellos recuerdos, por lo que estos grupos neuronales comienzan a acumularse, "enriqueciéndose" con detalles inexistentes, eventos ficticios, etc. De este modo, la nueva actividad de los grupos neuronales remodela los antiguos y surgen recuerdos distorsionados.

La psicóloga estadounidense Elizabeth Loftus demostró que la memoria humana puede modificarse a propósito con la ayuda de ciertas técnicas. El primer experimento de este tipo lo realizó en 1995: a los participantes se les contaron varias historias que supuestamente les habían ocurrido en la infancia y que sus padres habían compartido con los psicólogos, y luego se les pidió que recordaran los detalles de esos acontecimientos. En consecuencia, recordaban realmente algo que no había sucedido, y creían que la historia contada les había sucedido realmente en la infancia.

En ese experimento, el 25% de los sujetos estaban parcial o totalmente convencidos de que cuando tenían 5 años se perdieron en un gran supermercado y vagaron durante mucho tiempo hasta que un adulto los rescató. Los detalles que cada sujeto dio sobre ese incidente variaron, es decir, cada uno añadió a las historias a su manera. Como resultado, Loftus descubrió que una de cada tres personas había malversado recuerdos sin siquiera darse cuenta.

Los experimentos también demostraron que es más probable que nos apropiemos de los falsos recuerdos positivos que de los negativos. Por ejemplo, mientras que sólo el 25% de los participantes creía que su infancia se había perdido en una tienda, hasta el 50% creía que había volado con sus padres en un globo aerostático cuando era niño.

Experimento con preguntas capciosas

Experimento con preguntas capciosas

En experimentos más recientes, Elizabeth Loftus ha descubierto que distorsionar la memoria humana es incluso más fácil de lo que pensaba: resulta que todo lo que hay que hacer es formular las preguntas adecuadas. En un nuevo estudio, se mostró a 40 sujetos un vídeo en el que ocho estudiantes rebeldes destrozaban el despacho de un profesor universitario. A continuación, los sujetos se dividieron en dos grupos de veinte. Al primer grupo se le preguntó "¿Era hombre el líder de los cuatro estudiantes perturbadores?" y al segundo grupo "¿Era hombre el líder de los doce estudiantes perturbadores?".

Una semana más tarde se volvió a convocar a los sujetos y se les preguntó cuántos estudiantes recordaban en el vídeo que los psicólogos les habían mostrado. El grupo al que se le había dicho durante la pregunta guiada que sólo había cuatro perturbadores (cuando en realidad eran ocho) recordaba, de media, a 6,4 estudiantes en el vídeo. En cambio, el segundo grupo, al que se le hizo creer que había hasta doce estudiantes, nombró una media de 8,85 alborotadores.

De este modo, los científicos han comprobado la influencia de las preguntas capciosas en nuestra memoria. Lo mismo ocurre con la influencia de los testigos presenciales: un experimento en el que dos participantes con diferentes recuerdos de la misma situación se enfrentaron en una conversación demostró que los participantes empiezan a distorsionar los recuerdos del otro.

Por qué olvidamos lo malo pero recordamos lo bueno

¿Te has dado cuenta de que cuando terminas una relación con una persona, cuando pasa el tiempo, sólo recuerdas las cosas buenas de esa persona, y todas las experiencias desagradables y difíciles del pasado parecen desvanecerse y acabar desapareciendo? Científicos de la Universidad de Ginebra decidieron estudiar este interesante fenómeno de nuestra memoria. Eligieron a varios sujetos humanos y les encomendaron la tarea de jugar a dos juegos de ordenador antes de irse a dormir, cada uno de los cuales hace intervenir una parte diferente del cerebro. Los científicos hicieron que en un juego los sujetos perdieran inevitablemente, pero en el otro ganaran.

Al final del juego, los participantes fueron enviados a dormir en una máquina de resonancia magnética, que debía controlar qué partes del cerebro se activaban durante la fase profunda del sueño. Así, los científicos descubrieron que el hipocampo (nuestro principal centro de memoria) interactúa durante el sueño con las partes del cerebro que se activaron con el juego que ganaron los sujetos.

En pocas palabras, nuestro cerebro, mientras dormimos, reproduce la actividad que realizamos antes de irnos a dormir. Pero si hay que elegir entre una actividad que trae recuerdos positivos y otra que trae recuerdos negativos, el cerebro elegirá la primera. En esta primera opción, el cerebro también refuerza los circuitos neuronales para que los recuerdos de la victoria permanezcan en la memoria durante mucho tiempo, mientras que en la segunda opción, los rompe para borrarlos. Como resultado, después de sólo dos días, cuando los participantes volvieron al psicólogo para repetir las partidas, cada uno de ellos recordaba mejor la partida que había ganado la última vez. Esto confirma que nuestro cerebro tiende a retener los recuerdos agradables y a olvidar los desagradables.

¿Por qué ocurre esto? No es sólo porque el cerebro cuide nuestros nervios eliminando los recuerdos negativos, sino también por un mecanismo de "autolimpieza" que nos hace olvidar también la información poco práctica o irrelevante. Al fin y al cabo, nuestra memoria es una biblioteca: ¿dónde poner nuevos libros si todas las estanterías están llenas? Así que el cerebro funciona por exclusión: olvida primero lo que no usamos o lo que nos da problemas emocionales.

El hecho de que el cerebro tenga una función de "autolimpieza" también fue confirmado por un experimento realizado por psicólogos de la Universidad de Glasgow (Escocia). Se pidió a los participantes que memorizaran dos tareas y resultó que si una persona recordaba bien la segunda tarea, apenas podía recordar la primera, y viceversa.

¡Pongamos a prueba tu memoria!

Para reducir al mínimo los falsos recuerdos y evitar que tu cerebro deseche rápidamente cosas innecesarias o sin interés, puedes intentar ampliar tu "biblioteca mental". Es decir, simplemente entrena tu memoria. Pero primero hay que probarla. Estas pruebas se pueden hacer solas, son como juegos, así que puede participar toda la familia. Aquí tienes un par de estas pruebas para ti:

  • Una prueba de memoria verbal. Pídele a alguien que te lea en voz alta 15 palabras no relacionadas, y luego intenta recordarlas (idealmente en el mismo orden, pero no necesariamente). Por lo general, los menores de 45 años sólo pueden recordar entre 7 y 9 palabras. Sea cual sea el resultado, escucha la lista tres o cuatro veces más. Si entonces recuerdas al menos 12 palabras, tu memoria está bien. Sin embargo, la mayoría de los adultos siguen siendo incapaces de recordar más de 10 la primera vez que hacen un ejercicio de este tipo.
  • Una prueba de memoria visual. Dibuja el siguiente cuadro mientras lo miras. A continuación, toma una hoja de papel en blanco e intenta garabatear la imagen sin mirar. Cuantos más detalles puedas reproducir, mejor será tu memoria visual.

Una prueba de memoria visual

La memoria humana aún no se conoce del todo, por lo que seguro que te sorprenderá a ti y a los científicos. Merece la pena tratarla con especial cuidado y sensibilidad. ¡Mantén siempre tu cerebro en marcha para adelantarte al resto! En el artículo "Cómo hackear tu memoria y recordar absolutamente todo" encontrarás muchos consejos geniales para aquellos que quieran convertir su memoria en una súper arma, aprender aún más rápido y construir una carrera exitosa.

¡Cinco habilidades que vale la pena potenciar este invierno! Consejos de Mila Semeshkina para Forbes

Todos tenemos nuestras propias tradiciones para pasar unas vacaciones de invierno inolvidables.

Noticias sobre la educación en línea en el mundo: otoño de 2022

¿Hacia dónde se dirige la tendencia del aprendizaje este otoño? Hemos recopilado las noticias más interesantes para ti.

Resumen de noticias sobre educación: huelgas, atentados, cómo evitar los bloqueos en línea, cambios en los sistemas educativos y clasificaciones mundiales

En el tiempo que lleva nuestra columna "Resumen de la Educación" sin actualizarse, más de un nubarrón ha pasado por el mundo de la educación. Las universidades, las escuelas y las plataformas en línea no han caído en el caos, sino que se han enfrentado a viejas amenazas con un nuevo disfraz.

Mila Semeshkina aparece en la portada de Forbes Club de abril.

Lectera ya tiene oficinas en Moscú, Miami y Dubai, y tiene previsto abrir una oficina de representación en Europa en un futuro próximo.

Noticias de educación de abril

Pase lo que pase en el mundo, el aprendizaje sigue siendo una parte integral de nuestras vidas. Como es nuestra tradición, hemos reunido para ti las noticias más positivas e interesantes sobre educación del mes de abril para inspirarte en las hazañas de aprendizaje de mayo.

Lectera.com fue reconicoda por StartupCity como una de las 10 mejores startups tecnológicas de Florida de 2022

Un grupo de expertos de la industria seleccionó a Lectera.com basándose en los logros de la empresa y la innovación en educación.

Las 10 principales noticias sobre educación del 2021: Lectera edition

¿Sabías que los primeros cursos por correspondencia, prototipos de la actual educación en línea, se crearon nada menos que en 1728?

Nueva categoría de cursos en Lectera. ¡Aprende una nueva profesión!

Tenemos una noticia increíble: ¡Lectera ahora tiene una nueva categoría de cursos de profesiones en línea!

TechBullion: por qué aprender con Lectera es la decisión correcta

El 8 de octubre la popular revista británica en línea TechBullion publicó un artículo sobre nuestra plataforma educativa, en el que habló de los principios de Lectera, las principales áreas de formación y de nuestra metodología Fast Education.

Los metodólogos de Lectera ganan un premio en el Mozlab Hackathon

Cuando el año llega a su fin, la gente suele intentar terminar lo empezado. Pero también hay frikis inquietos de su oficio que encuentran nuevos desafíos para sí mismos.